fbpx
Avances en salud

Realidad virtual para el tratamiento de fobias y vacunación de COVID-19

realidad virtual para el tratamiento de fobias
Escrito por Juan González

En este blog hemos hablado en multitud de ocasiones de lo mucho que puede hacer la tecnología para mejorar la asistencia sanitaria a los pacientes. En ese sentido, la inteligencia artificial y otras técnicas innovadoras pueden suponer un gran avance en el campo de la salud. Ya lo vimos, por ejemplo, cuando hablamos sobre la aplicación que la realidad virtual puede tener para ciertos casos de rehabilitación.

Y no es el único aspecto en el que se aplica esta tecnología con el objetivo de mejorar la salud de las personas, como veremos a lo largo de este post.

El miedo provocado por la pandemia de coronavirus ha disparado las fobias en buena parte de la sociedad y eso ha hecho que la realidad virtual se convierta en una de las herramientas clave para los psicólogos a la hora de abordar esta cuestión y tratar a este tipo de pacientes.

Nuevas fobias

La pandemia de COVID-19 ha provocado nuevos miedos en la población y ha agudizado los síntomas de aquellas personas que ya padecían algún trastorno antes de la irrupción de la pandemia.

La crisis del coronavirus no sólo ha hecho aumentar la ansiedad entre buena parte de la sociedad sino que, también, ha generado un importante incremento de las fobias.

El miedo a contagiarse ha hecho que muchas personas tengan fobia a la hora de salir a la calle. El más común de estos trastornos es la agorafobia, el miedo a estar en lugares al aire libre con más personas.

Pero también han aumentado los TOC (trastornos obsesivo compulsivos). El ejemplo más claro lo podemos ver entre quienes sienten la necesidad de estar desinfectando sus manos constantemente.

Y, a todo eso, hay que sumar el aumento de casos de personas que sufren estrés y ansiedad desde que comenzó la pandemia.

Realidad virtual en tiempos de COVID

Para hacer frente a todas estas nuevas (y viejas) fobias, los especialistas cuentan ahora con una nueva herramienta que puede ayudarles mucho en el tratamiento de estos pacientes.

Se trata de la realidad virtual, con la que pueden recrear cualquier tipo de situación que al paciente pueda provocarle ansiedad.

Son muchos los psicólogos que ya utilizan esta tecnología en sus terapias para ayudar a la recuperación de sus pacientes con fobias y aseguran que es un elemento muy efectivo que acelera esa recuperación del paciente.

¿Cómo funciona?

Hay expertos que consideran que la realidad virtual es una importante herramienta para conducir sus tratamientos porque permite observar en tiempo real lo que ve el paciente.

Por ejemplo, es posible recrear una situación que le provoca ansiedad como viajar en metro con muchas personas.

Aplicando esta tecnología, el psicólogo puede comprobar cómo es el comportamiento del paciente ante esa situación, cuáles son sus síntomas y sentimientos, obteniendo esa información de una forma mucho más gráfica que cuando es el propio paciente quien describe esas sensaciones.

Así, la realidad virtual se ha descubierto como una importante herramienta médica en tiempos de coronavirus, permitiendo tratar fobias, así como la ansiedad o los ataques de pánico que muchas personas están sufriendo por culpa de la pandemia.

Realidad virtual para ponerse la vacuna del coronavirus

En España hace más de quince años que se utiliza la realidad virtual para ayudar a mejorar la salud de los pacientes, y son muchos los estudios que avalan su eficacia.

Cada vez es más frecuente su uso en el ámbito sanitario y, con la pandemia, se ha convertido en una técnica de diagnóstico y tratamiento psicológico esencial.

Los expertos la aplican en cada vez más áreas de la medicina, como la formación de los profesionales médicos, pero como tratamiento terapeútico es todo un grato descubrimiento.

En nuestro país hay un ejemplo reciente muy esperanzador. La Universitat de les Illes Balears y Psious han cerrado un acuerdo de colaboración por el que la UIB transferirá a la compañía un protocolo clínico, el denominado Computer Assisted Fear of Flying Treatment (CAFFT), que se explotará para el tratamiento de fobias con realidad virtual. Esta técnica se basa en la visualización de entornos virtuales generados por ordenador con el objetivo de tratar fobias y otros trastornos como la ansiedad.

Hasta ahora, en psicología se había usado para fobias como conducir, viajar en avión, hablar en público o superar el miedo a las agujas. Y esto último es lo que más está siendo reclamado en los últimos tiempos.

Somos conscientes de la necesidad de la vacunación contra la COVID-19 pero no todo el mundo puede enfrentarse de igual manera al pinchazo de inoculación. Y ahí es donde entra en juego la realidad virtual para el tratamiento de fobias.

Estudio pionero en Dinamarca

Un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, está utilizando la realidad virtual para el tratamiento de fobias, fomentando así la inmunización entre la población.

Con un juego de maniobras, expone a los pacientes a diferentes situaciones. Por ejemplo, quien utiliza las gafas de realidad virtual se pone en la piel de una persona mayor que tiene que atravesar una plaza intentando evitar el contacto con individuos infectados de coronavirus

Los expertos aseguran que, después de esta experiencia con la realidad virtual, las personas toman mayor conciencia de la importancia de ponerse la vacuna y pierden parte de ese miedo que pueden tener a las agujas.

Es, básicamente, un videojuego que consigue que quienes lo utilizan sientan que los beneficios de vacunarse son mayores que su miedo a los pinchazos.

Con este experimento no sólo se fomenta la vacunación sino que se explica a las personas que lo utilizan cómo funciona la inmunidad colectiva y qué consecuencias sociales puede tener.

En el videojuego, los infectados con COVID visten de rojo y los vacunados visten de azul.

Pero no sólo puede utilizarse esta terapia para la vacunación contra el coronavirus sino que también se puede adaptar a otras vacunas y situaciones culturales y demográficas.

Éste es, como vemos, un nuevo ejemplo de todo lo que la tecnología puede hacer para mejorar la salud de las personas desde todos los puntos de vista. Y, en este caso, es un beneficio para el paciente y para la sociedad en su conjunto.

Acerca del autor

Juan González

Deja un comentario