fbpx
Avances en salud

El auge de los chatbots en salud

chatbots en salud
Escrito por Juan González

¿Alguna vez has buscado en Google algunos síntomas de salud para averiguar si tienes alguna enfermedad para no tener que acudir al médico? Todos hemos cometido alguna vez este error pero ya hay formas de hacer este tipo de consultas sobre cuestiones leves de salud sin tener que ver físicamente a un médico. ¿Sabes lo que es un chatbot? En este post te contamos cuáles son sus aplicaciones en materia de salud.

¿Qué es un chatbot?

Un chatbot o bot conversacional es un programa informático con el que es posible mantener una conversación, aunque en realidad lo que se hace es simular que se mantiene dicha conversación a través del teclado o mediante voz con otra persona. No, realmente no hay nadie detrás de ese chat al que le pedimos información.

Los chatbots funcionan con un sistema de inteligencia artificial, algo muy útil para empresas comerciales porque, con el paso del tiempo, aprende sobre los gustos y preferencias de los consumidores, a los que ayuda a resolver sus dudas a través de mensajes.

Su software es similar al de los chats de aplicaciones como WhatsApp, Facebook o Twitter y con este sistema funcionan funcionalidades como Siro o Cortana. Básicamente, el sistema está programado para interactuar con el cliente y resolver sus dudas pero sin la necesidad de que haya una persona al otro lado del teclado respondiendo a las preguntas.

Esto permite una gran ventaja y es que, en cualquier momento y a cualquier hora, están a disposición de los usuarios para proporcionarles información.

La interacción con la herramienta es automática y sirve para guiar a los usuarios a través de unos algoritmos desarrollados con inteligencia artificial y de aprendizaje automático que permiten que estos chatbots aprendan y, de paso, recojan información sobre los hábitos y gustos de los consumidores con los que interactúan.

Uso de los chatbots en salud

Pero, aunque parezcan una herramienta puramente de marketing, pueden resultar muy útiles también en otros contextos. Una de esas aplicaciones de los chatbots es en el mundo de la salud. Cada vez son más frecuentes las herramientas de inteligencia artificial que ofrecen a los pacientes un primer asesoramiento médico antes de que el propio doctor se ponga en contacto directo con ellos.

Este nuevo sistema permite a los médicos reducir su carga de trabajo porque para cuestiones leves y dudas que pueden resolverse con una simple llamada de atención a través de un chat de texto o voz no tendrán que estar pendientes y podrán dedicar ese tiempo a los pacientes que realmente lo necesitan.

Además de agilizar el trabajo de los doctores, nos permite a los pacientes reducir las esperas para ser atendidos, puesto que podremos recibir asesoramiento médico inmediato.

Y, por si te parecen pocas ventajas, otro de sus beneficios es que evita que acudamos a fuentes de dudosa credibilidad y solvencia. ¡Se acabó buscarlo todo en Google! Para cuestiones de salud, hay que acudir siempre a profesionales y por eso un chatbot en medicina está diseñado para dar las respuestas profesionales que necesitamos en cada momento. Aunque, como siempre, no son sustitutivos del médico y hay cuestiones que ineludiblemente han de ser estudiadas en consulta. ¿Qué consiguen gracias a este sistema?

  • Aclarar dudas en relación a un diagnóstico médico.
  • Recibir asistencia en caso de urgencias.
  • Obtener información sobre un tratamiento médico concreto.

Por tanto, lo que se puede obtener de un chatbot en materia sanitaria es una primera evaluación del paciente. Una vez recabada información sobre nuestros síntomas, podrá indicarnos si éstos requieren de una atención urgente por parte de un médico o si simplemente podemos tratarlos con un ibuprofeno y un poco de reposo.

Su funcionamiento permite hacer este tipo de valoraciones porque en su base de datos contiene infinidad de datos médicos y su sistema de aprendizaje automático le permite establecer relaciones entre síntomas y enfermedades.

Cada vez hay más aplicaciones sanitarias que se basan en un sistema de chatbot para dar un servicio extra a sus clientes y los beneficios ya se están percibiendo. Los médicos corroboran que ha descendido el número de personas que acuden a consulta o a urgencias simplemente para obtener información sobre síntomas y patologías leves. Más o menos, se pone de manifiesto eso que no se cansan de repetirnos los doctores de que no se debe acudir a urgencias para tratar un simple resfriado.

Chatbots en el marco de la COVID-19

Como vemos, tanto médicos como pacientes nos hemos dado cuenta de que hay cuestiones que pueden resolverse sin necesidad de acudir a consulta. De hecho, este sistema de inteligencia artificial ha triunfado desde que estalló la pandemia. La COVID-19 ha disparado el uso de chatbots para obtener respuestas rápidas sobre salud.

La asistencia médica a distancia, la llamada telemedicina, ha incrementado su presencia dadas las dificultades para recibir una atención convencional en un centro médico. El colapso sanitario y la necesidad de habilitar los espacios médicos para pacientes de coronavirus y personas con patologías importantes ha obligado a emplear otros sistemas de consulta médica para cuestiones menos graves.

Así, igual que en la mayoría de situaciones nuestro médico nos está atendiendo por teléfono durante la pandemia, muchos pacientes -principalmente que tienen reticencias de acudir a un centro sanitario- realizan sus consultas de menor importancia a través de los chatbots de salud. De hecho, muchas clínicas privadas, organismos de salud públicos y compañías sanitarias han tenido que adaptarse a esta circunstancia y poner este servicio a disposición de sus pacientes. Ejemplos de ello son:

  • El chatbot de Whatsapp de la OMS.
  • El chatbot de Whatsapp del Gobierno español.
  • IMPAI, un chatbot que ayuda a diagnosticar el coronavirus.
  • Carina, un chatbot de información general sobre la pandemia en español.
  • Babylon Health, primer proveedor de atención médica digital.
  • Ada Health GmbH, una app de inteligencia artificial creada por médicos, ingenieros y científicos.

Cada vez son más las posibilidades de acudir a este tipo de servicios, lo que también significa que se irá mejorando el sistema. Una muestra más de que la tecnología y la salud progresan de la mano.

Acerca del autor

Juan González

Deja un comentario