Health Startups Los básicos Mas leído

¿Conoces las aplicaciones de las impresoras 3D en salud? Descubre una nueva revolución en Healthtech

Contenidos

 

Jose Manuel Baena es un emprendedor valenciano que hace siete años se aventuró a investigar e invertir en una nueva tecnología, aún desconocida, que podría revolucionar múltiples campos. Entre las muchas aplicaciones de las impresoras 3D, Baena supo ver cómo podrían contribuir a la salud, pues como él mismo nos afirmó, ¿qué sentido tiene construir prótesis por tallas si cada persona es diferente?

Consejero delegado de BRECA Health Care y Regemat 3D, se ha convertido en el principal referente dentro de nuestras fronteras en cuanto a impresión 3D para la sanidad.

¿Quieres saber a qué se dedica cada una de estas empresas? Baena ha querido contarnos acerca de ellas, más allá de otros conceptos tan innovadores como la bioimpresión celular. Si quieres descubrir más, no te pierdas esta entrevista.

 

Sobre BRECA  Health Care

¿A qué se dedica BRECA  Health Care y cuáles son sus principales líneas de negocio?

BRECA  Health Care se dedica a producir dispositivos médicos (medical device) a medida. Imprimimos en 3D implantes de titanio y otros materiales, prótesis y guías de corte para reconstrucciones o biomodelos.

¿Cuál es la principal ventaja de tus prótesis e implantes?

En cuanto a las prótesis fabricadas a medida, el primer beneficio es la posibilidad de reconstruir con total precisión la anatomía del paciente. Podemos diferenciar tres principales ventajas:

  • Las capacidad de realizar geometrías complejas como las anatómicas.
  • La capacidad de imprimir mallas.
  • Realización de un proceso aditivo. Nuestro sistema permite mucho más que otras tecnologías como el mecanizado. Al ser un proceso aditivo, se puede interaccionar con la pieza durante su fabricación.

Por otro lado, está el tema estético. Dado que mediante un TAC extraemos la geometría del paciente, podemos completar operaciones “de espejo”: usar su anatomía (fijándonos en la lado opuesto al que pretendemos reconstruir) para crear un patrón totalmente personalizado.

 

¿Consideras que la personalización de las prótesis es vuestro principal valor añadido?

Por supuesto. Al fabricar prótesis únicas, diseñadas para esa persona, no te limitas a una solución cerrada, por tallas. Así, incluso cabe la posibilidad de incluir una parte de titanio y otra de tejido biodegradable. Cuando usas un implante estándar, esa posibilidad no lo tienes.

Sabemos que el tema económico es importante e inclina la balanza en favor de una u otra solución. ¿Dirías que BRECA  produce una tecnología costosa?

Al contrario. Imagina un paciente al que debe hacerse una reconstrucción de cráneo. Si usas una malla estándar, la tienes que cortar y moldear en quirófano. En cambio, si utilizas un implante personalizado abres mucho menos, siendo la cirugía más corta.

 

Al fabricar prótesis únicas, no te limitas a una solución cerrada, por tallas: los implantes se adaptan al paciente y no lo contrario

 

Al final, el implante ya está moldeado y tiene  la geometría que necesitas. Ahorras muchísimo tiempo y medios, además de llevar a cabo una práctica menos invasiva para el paciente.

¿Podría citarme los pasos en el proceso de fabricación de prótesis?

A nivel general, si nos centramos en la reconstrucción de hueso y tejidos duros, el proceso sería el siguiente:

-Un TAC. Si se tratase de tejidos blandos se optaría por una resonancia magnética.

Generación de un modelo 3D de la lesión. Bien podemos imprimirlo y tenerlo listo para la intervención quirúrgica, o bien cabe la opción de importar este modelo 3D a un programa de diseño.

 

@BRECAHealthCare utiliza la #impresión3D para construir prótesis totalmente personalizadas a cada paciente. Descubre ésta y otras aplicaciones de esta nueva tecnología en #esalud con @HealthtechSpain Clic para tuitear

 

Hacer el estudio biomecánico, quizá la parte más importante del proceso. Aquí, comprobamos que el implante cumplirá las necesidades del paciente.

Generar un archivo para fabricación, que enviaremos a la impresora 3D o a la máquina de mecanizado, si no es necesario imprimir.

Como vemos, no es solo diseño geométrico, sino que también ingeniería y saber qué solución aplicar en cada caso.

Hemos visto que entre vuestros servicios está la ‘Planificación quirúrgica virtual’. ¿A qué se refiere con esto?

Cuando hablamos del proceso de diseño mencionamos que la primera fase era a partir del TAC, sobre el que se generaba un modelo en 3D. Imagina que quiero reconstruir a un paciente con una deformación en el cráneo. Lo que el cirujano quiere ver es qué trozos de hueso debe retirar para reconstruirlo.

Si tuviéramos la posibilidad de hacer ‘prueba y error’ obtendríamos el modelo, haríamos las guías, cortaríamos, reconstruiríamos y comprobaríamos el resultado.

Pero claro, no se puede hacer prueba y error porque se trata de un paciente… Nuestro sistema permite hacer la cirugía computacionalmente y garantizarnos que todo funcionará adecuadamente, antes de entrar a quirófano.

¿Cuándo decidiste poner en marcha BHC y por qué elegiste este nicho de mercado?

Soy ingeniero y hace 10 años empecé a trabajar en un proyecto para hacer implantes a medida en un Instituto de Valencia. Más tarde, gracias a un programa del piloto de F1 Fernando Alonso, marché a trabajar un año a Inglaterra.

 

Nuestro sistema permite hacer cirugías computacionalmente y testar antes de la operación si el implante será válido para ese paciente. Es decir, permitimos un modelo ‘prueba y error’

 

Allí, me percaté de que la impresión 3D era una necesidad obvia, pues si cada paciente tiene una anatomía diferente, no tenía sentido usar prótesis por tallas. Se trataba de adaptar la solución a la persona y no lo contrario. Por eso decidí montar la empresa.

 

Sobre Regemat 3D: nuevas aplicaciones de las impresoras 3D

Aparte de BRECA  Health Care, usted también fundó el proyecto de Regemat 3D, ¿cuál es la principal diferencia entre ambas?

La principal diferencia es que Regemat se basa en la bioimpresión 3D o impresión celular. Mientras que BRECA  imprime productos de titanio, Regemat imprime células. Grosso modo, ésta es su mayor disparidad.

 

¿Cómo decidió, entonces, crear una empresa de bioimpresión si trabajaban con materiales y objetivos diferentes? Aunque parecidos, eso sí

Si bien BRECA  la monté previamente para después desplazarla a Granada por el proyecto del PTS, Regemat es muy granadina. En 2011, por casualidad, tuve una reunión con un investigador y catedrático de la Universidad de Granada, Juan Antonio Marchal.

Cuando él descubrió a qué nos dedicábamos nos planteó su problema. En una investigación obtenía células madre a partir de tejido adiposo, las cuáles convertía en células adultas (como se denominan a las células que surgen a partir de las madre) para la regeneración de cartílago. Sin embargo, durante el cultivo en 2D, las células adultas morían o se desdiferenciaban (volvían a ser células madre).

Él había leído que la desdiferenciación se podría solucionar en una matriz tridimensional. Incluso la compró, pero no encontraba cómo llegar a su centro. Por ello, me planteo la posibilidad de imprimir las células ya en forma tridimensional.

Así empezó el proyecto. En 2014 terminamos el desarrollo de la bioimpresora (donde no morían ni se desdiferenciaban las células adultas) y en 2015 decidimos montar Regemat para vender estos sistemas de bioimpresión.

Pensamos que si la tecnología servía para lo que hacía él, sería útil para otras aplicaciones de otros tejidos. A día de hoy, tenemos máquinas en 15 países.

¿Qué servicios han permitido a Regemat crecer de esta forma en solo 3 años y llegar a tantos países?

Es importante entender que la bioimpresión 3D se compone de muchas tecnologías diferentes. Así, por mucha competencia que haya, existen muchas aplicaciones. Por ende, cada empresa nos especializamos en algo muy concreto.

 

La bioimpresión 3D consiste en imprimir células. Nuestro modelo en Regemat 3D se basa en la personalización: adaptamos las impresoras a cada cliente

 

Nuestro modelo de negocio es muy peculiar y se basa en la personalización. Para cada biomaterial y cada aplicación diferente es necesario tener una impresora adaptada a estas características concretas. Por ello, las personalizamos a lo que hace cada cliente.

Además, somos la única empresa con experiencia clínica: implantamos sistemas impresos en 3D, lo cual nos hace bastante diferentes. Por otro lado, fuimos los primeros de España y los segundos en el mundo en tratar la bioimpresión 3D.

 

¿Qué futuro le depara a la bioimpresión 3D?

No creo en una revolución a corto plazo. Se habla mucho sobre que la bioimpresión es para hacer órganos, lo cual es más a largo plazo. Además, lo que se imprime no es aún un tejido, sino una matriz cargada con células, donde  se comportan de manera similar a como se comportan en un tejido.

 

@REGEMAT3D se dedica a la #bioimpresión de células, una técnica totalmente novedosa que puede cambiar el paradigma de la #esalud a medio-largo plazo. ¿Sabes en qué consiste? Clic para tuitear

 

Creo que a corto plazo las mejores aplicaciones serán las que unan la parte de impresión 3D (como lo que hacemos en BRECA ) con la fabricación de matrices con células.

A medio plazo, apuesto por el uso de la bioimpresion 3D para generar tejido destinado a laboratorios y al desarrollo de fármacos. De este modo, el investigador podrá validar sus productos en células, como paso intermedio entre el testeo con animales y humanos.

 

Sobre el PTS Granada y la salud

Nos has contado que trasladaste BRECA  Health Care a Granada en 2011, ¿por qué decidiste traer tu proyecto a esta ciudad?

El estar en un entorno donde puedas encontrar gente que te complemente es muy importante. Así, identifiqué Granada, aunque en 2011 el Parque Tecnológico de la Salud estaba muy parado. Fue muy bien porque gracias a las sinergias del PTS puede fundar Regemat 3D.

¿Y en cuanto a la financiación?

Un problema en el sector del medical device es la dificultad para registrar y obtener licencias de fabricación para algo tan novedoso, lo cual requiere de bastante financiación. Algo que no es fácil de encontrar en nuestro país. En el PTS y a través de la agencia IDEA nos ofrecieron una solución a este problema.

Andalucía era uno de los mejores lugares de España para financiar proyectos de base tecnológica (en 2011, plena crisis económica). Nosotros ya llegábamos con un premio obtenido en Madrid por el proyecto de empresa, que vino acompañado de un monto económico importante…

Éramos una empresa muy interesante. Nos ofrecieron el conocido como Préstamo Campus, creado para fomentar el acercamiento de startups.

Sin embargo, esta ayuda funcionó muy mal porque no nos pagaron la totalidad del préstamo concedido. Además, el dinero recibido tuvimos que devolverlo con muchísimo recargo. No te pagan todo lo que te conceden. Por otro lado, te ofrecen que ellos pondrán el 70% de la inversión, pero el dinero restante es tuyo.

Al final una empresa del sector biotecnológico necesita inversión pública y privada. Creemos que el apoyo a una startup como la nuestra es fundamental, pero no se puede prometer y luego no dar. Lo que ha hecho la Agencia IDEA con las empresas como nosotros en Andalucía no se puede permitir si queremos tener un país basado en empresas de valor añadido.

 

¿Están los hospitales y profesionales preparados para implantar estas tecnologías?

Sí. Los hospitales españoles y los profesionales son muy buenos. El problema es el sistema económico financiero de los servicios de salud, que no parece estar preparado para productos innovadores y a medida. Hay que hacer cambios para incluir la innovación.

Primero, se beneficia al paciente (acceso a mejores tratamientos). Además, se fomentaría que las empresas españolas puedan desarrollar sus productos en la práctica clínica, ganando experiencia y volumen para exportar.

 

El sistema económico financiero de los servicios de salud parece no estar preparado para productos innovadores y a medida

 

Así, se generarían muchos ingresos que repercutirían en mejorar la calidad de empleo en España y, a través de los impuestos, tener más fondos para la sanidad.

Por estas razones considero que debería cambiar la parte administrativa de la sanidad. Que no sea solamente comprar a las grandes empresas extranjeras la tecnología, sino buscarla dentro.

 

Por último, querría saber sobre vuestro futuro. ¿Qué proyectos tienes en mente a medio-largo plazo?

Tenemos en mente un proyecto de bioreactores muy bonito. Con él, después de la impresión, seremos capaces de probar el tejido en un sistema in vitro, cerrado, antes de implantarlo. Reproducimos una parte del paciente en una máquina que hemos desarrollado y, ahí, crearíamos el tejido para comprobar si es válido o necesita cambios.

Además, estamos trabajando en una nueva versión de bioimpresora con un montón de nuevas funcionalidades y un software también modificado.

En BRECA , estamos con nuevas aplicaciones de los implantes a medida, como por ejemplo, rehacer la articulación de la mandíbula. Tenemos otros proyectos para aprovechar las posibilidades de la impresión e incluir poco a poco nuevos biomateriales.

 

¿Te ha gustado esta entrevista? Si la respuesta es afirmativa y gracias a Jose Manuel descubriste el interesante mundo de las impresoras 3D, no olvides compartir este post, que los tweets no se gastan.

 

 

Acerca del autor

Alejandro P. Manzano

Periodista, fan de esto del marketing. Amante de todo lo que ‘no mola’, sin raíces, con inquietudes, seguidor del deporte desde el sofá. Un viajero de la vida que aún busca aventuras que contar.

Deja un comentario