fbpx
Healthtech

Razones por las que la toxina botulínica para hiperhidrosis es preferida por los especialistas

toxina botulinica hiperhidrosis
Escrito por Esther Blanco

La toxina botulínica para hiperhidrosis es considerada a día de hoy, como el mejor tratamiento que pueden recibir las personas que sufren hiperhidrosis.

Yoigo 2

Esta incómoda enfermedad consiste en una sudoración excesiva, que puede estar presente durante cualquier momento del día. Además de ser una molestia física importante, también afecta a los pacientes en sus relaciones sociales y en su trabajo, entre otras muchas situaciones.

Lo peor de esta enfermedad es que, a día de hoy, no existe una cura completa. La toxina botulínica ofrece un remedio temporal, que como mínimo dura unos 6 meses. Pero al menos su grado de eficiencia es casi del 100%.

¿Cómo actúa la toxina botulínica para hiperhidrosis?

La sustancia es infiltrada en el paciente mediante finísimas agujas. El tratamiento es indoloro sin necesitar anestesia para ello.

Se utiliza toxina botulínica de tipo A y su función es la de bloquear los receptores de acetilcolina. Con esta acción, se inhibe el impulso de secreción de las glándulas sudoríparas y el paciente evita así sufrir el problema de sudoración.

La sustancia actúa de forma muy rápida. El tratamiento puede terminarse en apenas 30 minutos y solo en 3 días ya comienzan a verse resultados, que son definitivos a la semana.

Comparación de la toxina botulínica para hiperhidrosis con otros tratamientos

La hiperhidrosis no tendrá cura, pero tratamientos no le faltan. El motivo por el que se escoge la toxina botulínica por delante de otros es, precisamente, las ventajas que ofrece y que los demás no incluyen.

En primer lugar, ya hemos hablado de su fácil aplicación. La toxina botulínica para hiperhidrosis es un tratamiento mínimamente invasivo, que tampoco requiere recuperación. El paciente no ingresa en el hospital y, de hecho, puede hacer su vida normal de forma inmediata. No tiene que pedir la baja laboral, ni tampoco dedicar varios días a recuperarse.

Obviamente también importa el grado de eficiencia del tratamiento. La toxina botulínica para hiperhidrosis tiene éxito en un 90% de los casos, porcentaje muy satisfactorio al que no llega ningún otro tratamiento.

Es importante también el tiempo de desarrollo y permanencia. Por un lado, los resultados se notan a los pocos días. Los profesionales consideran que a la semana ya debería identificarse el estado definitivo del paciente.

Por otro lado, la permanencia de sus efectos es mayor que con cualquier otro tratamiento. El paciente puede fácilmente estar 6 meses sin padecer los efectos de esta enfermedad.

Yoigo Custom

Éxito del tratamiento de toxina botulínica para hiperhidrosis

El 90% de éxito es un porcentaje alto, que valida la aplicación de toxina botulínica para hiperhidrosis. Pero en cada paciente estos resultados son distintos.

Los que notan efectos afirman que su sudoración ha descendido a niveles mínimos. Hay pacientes que incluso confirman que ha desaparecido por completo.

Todo depende de las condiciones físicas del paciente y del tratamiento recibido, dado que es posible aplicar distintas cantidades de toxina botulínica.

La mayor ventaja de la toxina botulínica para hiperhidrosis es que no tiene límite de aplicación. Por tanto, los pacientes pueden aprovecharlo transcurridos los meses del efecto y volver a disfrutar de un amplio periodo de ausencia de sudoración.

Acerca del autor

Esther Blanco

Deja un comentario