fbpx
Avances en salud

Qué es la teoría epigenética

teoria epigenetica
Escrito por Juan González

Si hace un tiempo os hablamos de la edición genética como el vehículo con el que alterar el ADN de una u otra determinada especie, en esta ocasión os hablamos de algo, si cabe, aún más fascinante. ¿Más sorprendente aún que jugar a ser dioses? Para nosotros sí, porque es algo que lleva miles de años produciéndose de forma natural, que puede afectarnos a todos y para lo que aún no hay una respuesta. Es decir, es un auténtico misterio y los misterios, ya se sabe, siempre son más atrayentes que cualquier otra cosa. Hablamos de la teoría epigenética, o dicho de otro modo, de cómo hay ciertas cosas que se transmiten durante generaciones sin que ello altere nuestro código genético.

¿Hemos conseguido despertar ya vuestra curiosidad? Genial, ¡porque lo que tenemos que contaros hoy os va a encantar!

¿Qué es la epigenética?

Siempre nos han dicho que el genotipo, la información genética que pasa de progenitores a descendientes, no cambia dentro de un mismo individuo. Es decir, se combina con el de la otra parte de la pareja y surge un nuevo ser con un poco de cada, pero esa información, dentro de esa nueva creación de vida, permanece igual desde el momento de su concepción al de su muerte. Por otro lado el fenotipo, los cambios físicos que sufre dicho individuo, no pasan a la descendencia. Ese es el motivo de que una persona que se haya operado la nariz pueda tener un hijo con la misma nariz que esta tenía antes de la intervención.

Sin embargo, la teoría epigenética de Piaget viene a contarnos algo mucho más interesante. Esta rama de la ciencia, en expansión durante los últimos años, asegura que hay determinadas circunstancias que, sin llegar a alterar ni un ápice nuestro código genético, sí que pasan de generación a generación. estos episodios, lo que ha venido a llamarse como teoría genética en psicología, no alteran el ADN, pero sí hacen que las células lo lean de un modo distinto al habitual. Es decir, aunque nuestro ADN no varía, en realidad hay genes que se activan y desactivan en función de nuestras vivencias. O peor aún, de las de nuestros antecesores.

Regulación genética

La regulación génica es un proceso que ya conocíamos de antes. Básicamente, para que nos entendamos, conviene tener claros estos conceptos:

  • Una célula humana tiene algo menos de 20.000 genes.
  • No todos estos genes están ‘encendidos’ a la vez.
  • La activación de unos u otros genes es lo que hace que una célula se dedique a una u otra función. Que se especialice. Por ejemplo, que esté en el cerebro o navegando por nuestro organismo como un glóbulo rojo.

Cuando está formándose, un cuerpo humano tiene unas presintonías. Hay unas células que son necesarias para una cosa  y otras que los son para otras. Lo que nos dice la teoría epigenética es que esta regulación genética no solo se lleva a cabo de forma natural para formar un organismo humano. Además, puede verse afectada por fuertes traumas que pueden pasar de un padre a un hijo y que pueden hacer, por ejemplo, que su vástago esté predestinado a vivir menos años.

Sus células contienen la información genética necesaria para vivir mucho más, pero un hecho anterior a su propia concepción activa unos genes en vez de otros y, desde ese mismo momento, esa persona está destinada a actuar de una forma determinada ante un estímulo, o a vivir de una forma muy distinta a la que podría. ¿A que nunca os habríais imaginado que esto podría llegar a suceder de este modo? ¡Ya os habíamos dicho que era curioso! Eso sí, por fortuna parece que el proceso es reversible, aunque antes hay que poder detectar que esto está sucediendo.

Herencia epigenética

Al igual que la herencia genética determina cómo somos, la teoría epigenética marca qué podemos llegar a sufrir en vida. Hay ciertas enfermedades de los más habituales que, tal y como veremos a continuación, están muy relacionadas con la herencia epigenética. Eso sí, antes de llegar ahí veamos cómo y por qué recibimos este particular legado.

Uno d elos aspectos más determinantes de la herencia epigenética es la metilación del ADN. Esta se produce por la adición del grupo metilo a la citosina del ADN genómico. ¿Y cómo nos afecta eso? Pues, sin llegar a cambiar para nada la secuencia de ADN, enmascara unos genes y hace que otros, que a priori no estaban destinados a adquirir tanto protagonismo, salgan a relucir. Estaban ahí, desde luego, pero lo más probable es que no estuviesen destinados ni siquiera a aparecer a lo largo de nuestra vida.

Al final, se trata de uno más de los múltiples procesos químicos que derivan en la vida humana. El problema es que este no suele traer nada bueno consigo, y eso hace que no sea nada deseable recibir una herencia epigenética poco agraciada.

Ejemplos de la epigenética

Tal y como suele ocurrir con este tipo de temas, la teoría epigenética se ve mucho más clara cuando mencionamos ejemplos de los males que pueden llegar por culpa suya:

  • Alzheimer
  • Parkinson
  • Muerte prematura
  • Diabetes
  • Cáncer en cualquiera de sus múltiples formas

¿Y qué tipo de traumas pueden derivar en alguno de estos problemas para nuestra descendencia? Pueden ser muchos, y muy variados, pero aunque aún se está trabajando en averiguarlo ya hay algunas hipótesis muy avanzadas.

Por ejemplo, se sabe que la descendencia de personas que pasaron años recluidas en un campo de concentración estuvo mucho más enferma y falleció antes que las de las personas que no han pasado por ese trago.

Lo que no se sabe a ciencia cierta es si dicho trauma tiene que ser extendido en el tiempo o si por ejemplo un atentado podría provocar una reacción genética como esta. Lo cierto es que aún falta mucho por investigar en este campo, también a la hora de localizar un problema así para poder revertirlo. Eso sí, ahora que sabemos que esto existe, estamos seguros de que no se parará hasta descubrirlo. Si algo describe a la raza humana, al fin y al cabo, es tu tozudez en este tipo de temas.

Acerca del autor

Juan González

Deja un comentario