fbpx
Avances en salud

Ojos biónicos como solución a la ceguera

Ojos-biónicos
Escrito por Juan González

Más de treinta millones de personas en todo el mundo sufren enfermedades degenerativas de la retina que les provocan pérdida de visión e incluso ceguera. Para solucionar este problema, la tecnología ha vuelto a concedernos uno de los avances más importantes en el mundo de la salud con el objetivo de que todas esas personas que sufren esta situación puedan tener una vida lo más normal posible. Hablamos de los ojos biónicos y de cómo su invención puede solucionar el problema de la ceguera. ¿Cómo funcionan estos dispositivos? Te lo contamos a continuación.

¿Qué son los ojos biónicos?

Un ojo biónico es un mecanismo que puede permitir la visión en ciertos casos de ceguera. Consiste en un chip que se introduce detrás del ojo humano y que está vinculado a una micro cámara de vídeo colocada en las lentes de esta persona.

Las imágenes que captura la cámara se emiten a través de este sofisticado sistema para ser traducidas a impulsos que el cerebro es capaz de interpretar como imágenes.

El invento parte de Gislin Dagnelie, profesor de la Universidad John Hopkins de Baltimore, en Estados Unidos.

Pero no es la única investigación en ese sentido. En 2020, la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong también anunció el descubrimiento de un ojo biónico artificial que era incluso capaz de superar al ojo humano. En este caso, este dispositivo tiene capacidades como la visión nocturna, algo que nuestro ojo no es capaz de hacer.

En definitiva, los ojos biónicos son prótesis oculares que sirven para permitir la visión o mejorarla.

¿Cómo funcionan los ojos biónicos?

Si nos centramos en el ojo biónico inventado por el profesor Gislin Dagnelie, el ojo biónico tiene como objetivo permitir que una persona ciega sea capaz de ver. Eso sí, no son imágenes perfectas las que es capaz de percibir pero sí lo suficientemente nítidas como para que una persona invidente pueda reconocer rostros o lugares.

La degeneración o el daño en el macular es la causa más común de la ceguera. Se produce por el deterioro de la parte central de la retina, donde la luz es enfocada para permitir la transmisión de señales nerviosas a la corteza cerebral central.

Este implante tiene la capacidad de traspasar las células dañadas de la retina y estimular a las células restantes gracias a pequeños electrodos que permiten ver puntos de luz.

Otra investigación de la Universidad de Sydney del año 2018 desarrolló un ojo biónico que permitía recuperar parcialmente la visión a personas ciegas mediante un pequeño microchip implantado en la parte superior del ojo. También lleva una pequeña cámara con un par de lentes. Este sistema estimula las células de la retina y ayuda al cerebro a interpretarlas para que esa persona tenga la sensación de estar viendo imágenes pixeladas.

Y, en referencia al ojo biónico artificial ideado por la Universidad de Hong Kong, este sistema es una especie de retina tridimensional compuesta de nanocables sensibles a la luz que cumplen la misma función que los nervios de una retina natural, capturando hasta cien píxeles para crear imágenes. No es como un ojo humano pero se está tratando de desarrollar más avances de ojos biónicos para mejorar el resultado.

Por tanto, como ves, no son pocas las investigaciones que tratan de perfeccionar implantes de ojos biónicos que permitan a las personas ciegas ver o, al menos, mejorar la visión en parte para que identifiquen ciertas imágenes.

Precio de los ojos biónicos

Uno de los grandes problemas que todavía se tratan de solucionar o perfeccionar en los ojos biónicos ideados hasta ahora es el de la nitidez de imagen que se puede percibir con este tipo de dispositivos.

Otro gran hándicap de estos mecanismos es que son muy costosos y que, por tanto, no están al alcance de todas las personas que podrían necesitarlos.

Por tanto, el ojo biónico tiene ventajas y desventajas, y una de ellas es que tener acceso a este importante avance cuesta todavía demasiado dinero como para poder solucionar el problema de la ceguera a muchas personas.

Según datos de la Asociación DOCE (Discapacidad Otros Ciegos de España), el coste de una intervención para implantar un ojo biónico ronda los 120.000 euros, por lo que requiere de financiación y/o de subvenciones para poder llevarla a cabo.

Historia de los ojos biónicos

Aunque te hemos hablado de diferentes investigaciones más actuales, se atribuye al estadounidense Mark Humayun la invención de las retinas artificiales u ojos biónicos. Él lo bautizó como Argus Ocular Implant, un modelo que ya en 2013 fue aprobado para su comercialización y que requería de tres horas de cirugía para su implantación. Se empezó a utilizar con el nombre de Argus II.

Estos ojos biónicos para ciegos consisten en un chip fotosensible implantado en el ojo de la persona invidente que, vinculado a un procesador y a una cámara, captura las imágenes, las procesa y las transforma en impulsos electromagnéticos que estimulan los nervios ópticos.

Con esa misma idea se han ido desarrollando y perfeccionando nuevos ojos biónicos.

El primer implante de ojo biónico realizado con éxito en el mundo tuvo lugar en Mánchester (Reino Unido) en el año 2015. El profesor Paulo Stanga que dirigió la operación y el beneficiario fue Ray Flynn, un paciente de 80 años que padecía una degeneración macular que le había provocado la pérdida de la visión.

Hasta que fue posible implantar este ojo robótico a un paciente real pasaron décadas de investigación con una fuerte colaboración entre el sector público y el privado. Tras varios ensayos clínicos fue posible convertir en realidad algo que parecía de película de ciencia ficción.

Ya nos pasó con aquello de poder emplear una impresora en tres dimensiones para imprimir prótesis o incluso medicamentos. Nos parece imposible que la tecnología pueda llegar tan lejos, pero cada vez son más los beneficios que obtenemos de ella en el campo de la medicina, donde la investigación no cesa para intentar mejorar cada vez más la vida de las personas en materia de salud.

Acerca del autor

Juan González

Deja un comentario