fbpx
Avances en salud

Los problemas de la vacuna de AstraZeneca

problemas astrazeneca
Escrito por Juan González

Unos dicen que no da mayores problemas que el resto, pero que su bajo precio ha hecho que se granjee enemigos muy poderosos que intentan hundirla. Otros, que están experimentando con toda la población con algo muy delicado. Y otros, que directamente no piensan ponérsela, o que lo han hecho a regañadientes. La vacuna de AstraZeneca tiene problemas más que evidentes.

De hecho, la cosa ha llegado hasta tal punto que sus responsables incluso han decidido cambiarle el nombre a Vaxzevria en un intento por desligarse de las críticas. Parece mentira, pero incluso el remedio contra el peor mal al que se ha enfrentado nuestra generación tiene que lidiar con las crisis de reputación, ¡qué mundo este! Hoy hacemos un repaso por los principales problemas que se ha encontrado el medicamento (y que aún se encuentra). Seguro que la mayoría de ellos os suenan, pero por si acaso… ¡echadles un buen vistazo, que nunca se sabe!

Principales problemas de la vacuna de AstraZeneca

No es la primera vez que escribimos sobre este fármaco, desde luego, pero sí la vez que la que lo hacemos de forma un poco más negativa. Cierto, hace un tiempo os contamos que los científicos de la farmacéutica parecieron obtener sus respuestas en un error que, en vez de resultar fatal, les dio un gran impulso. Por lo visto no aplicaron bien la primera dosis a cerca de 3.000 personas de uno de sus estudios, ¡y resulta que fueron precisamente esas las que ofrecieron un mejor resultado en el mismo!

Esto, una de esas coincidencias científicas que llega en el mejor momento posible y que hay que celebrar con alegría, en realidad marcaba un camino que ha estado completamente lleno de obstáculos. Y no lo decimos solo por los múltiples problemas de AstraZeneca en España, sino por la cantidad de dolores de cabeza que este remedio ha dado alrededor del mundo.

Los británicos la defienden a capa y españa porque la han ideado ellos y fueron los primeros en administrarla, pero lo cierto es que han detectado los mismos problemas que nuestro país, Alemania o Francia, naciones que han decidido cancelar las vacunaciones con esta marca para después acotar muy mucho su aplicación a grupos de edad muy determinados.

Ahora bien, ¿qué es lo que ha fallado para que, ahora que tenemos dosis de sobra, hayamos decidido no inocularlas en un población deseosa de salir por fin de esta crisis sanitaria? Os contamos los principales problemas de AstraZeneca y por qué hay gente que, si le dieran a elegir, preferiría incluso la Sputnik V, o la vacuna china, antes que esta.

  • AstraZeneca y sus  problemas de coagulación

Los primeros contratiempos para AstraZeneca llegaron de la mano de la creación de coágulos en algunos pacientes. Al principio las autoridades europeas señalaban que podían no deberse a la vacuna, que hay personas que presentan coágaulos sin haberse puesto vacuna ninguna y que entraban dentro de las cifras normales. es decir, que no había de qué preocuparse. De hecho, en España se presumía de no haber sufrido ningún caso así… hasta que llegaron los tres primeros de una sola tacada.

Una maestra en la provincia de Málaga fallecía a causa de un coágulo días después de haberle sido administrada la primera dosis de la vacuna de Oxford. Los servicios médicos determinaban que este mal no había sido provocado por la vacuna, que la fémina estaba predispuesta genéticamente a este fatal desenlace, pero los coágulos continuaron produciéndose.

Esto hizo que varios países cancelasen la administración de la vacuna para después determinar que hacía mucho más mal que bien y pasar a acotar aún más los grupos de edad.

  • ¿Causa la vacuna de AstraZeneca problemas cardíacos?

A día de hoy, cualquier cosa que aparezca en redes sociales es dada por cierta por un amplio sector de la población. Esto fue lo que hizo que mucha gente aseverase sin espacio a la duda que la vacuna de AstraZeneca tenía efectos adversos para el corazón.

Nosotros no somos cardiólogos, pero sí que hemos acudido a una fuente como la Sociedad Española de Cardiología que, en un comunicado del 22 de marzo de 2021, aseguraba que no había pruebas al respecto. Este organismo, sin embargo, sí reconocía que “se podría asociar con casos muy poco frecuentes de formación de trombos con presencia de trombopenia, incluyendo trombosis de senos venosos cerebrales”.

  • Problemas de distribución

Este problema no es de salud propiamente dicho (en realidad sí, porque al no llegar las dosis prometidas la población ha estado más expuesta de lo debido), pero tampoco ha jugado muy en favor de AstraZeneca. La farmacéutica había acordado un número de vacunas a Europa que después, al parecer, fueron a parar a otros países, sobre todo asiáticos y Reino Unido. Hay quien asegura que la empresa terminó vendiéndose al mejor postor, y que por eso países árabes o incluso Israel están tan avanzados en la vacunación mientras que en el viejo continente vamos a la cola.

¿Por qué han surgido estos problemas?

Por desgracia, los problemas de Astrazeneca han surgido a raíz de lo que podríamos definir como la ‘tormenta perfecta pandémica’.

  • Para empezar, la necesidad apremiaba. Por eso, lo que normalmente son un mínimo de 10 años de investigación (tengamos en cuenta que tras más de 30 aún no tenemos una vacuna contra el SIDA), se reducía a tan solo unos meses. Cierto, se trata de un coronavirus y ya hay cosas que conocemos sobre estas formas de vida, pero aún así, en un caso menos urgente, lo de los coágulos no se habría pasado por alto.
  • Después, la desinformación. Y no solo por las redes sociales, que también. Los medios de comunicación han dado un giro de 180 grados, y eso ha sido realmente fatídico. Antes nos informaban, nos contaban lo que pasaba. Ahora se han dado cuenta de que ganan más dinero generando alarma, difundiendo bulos. Es terrible, pero es así, y si nadie hace nada por cambiar esto no sabemos dónde va a quedar el límite.
  • Por último, el ansia por las farmacéuticas por ganar dinero. Ojo, no hay que olvidar que son empresas que viven de esto, pero ante una pandemia global como esta… ¿no habría sido mejor liberar la fórmula para que cada país pudiese fabricar sus propias vacunas?

Desde luego, los problemas de AstraZeneca han ido mucho más allá de los trombos, y gran parte de culpa ha sido de la propia compañía. Eso sí, esto cambia prácticamente a diario, ¡así que estad atentos!

Acerca del autor

Juan González

Deja un comentario