fbpx
Avances en salud

La economía circular en el sector Salud

economía circular
Escrito por Juan González

Según datos de la Health Care Without Harm Europe, el sector de la salud supone la emisión del 4,4% de los gases de efecto invernadero a nivel mundial. Eso, paradójicamente, significa que las propias características del sistema sanitario generan un impacto negativo para nuestra salud. Por eso es importante aplicar en este ámbito el concepto de economía circular.

¿Qué es la economía circular?

Conocemos la economía circular como el sistema económico y social que tiene por objetivo producir bienes y servicios a la vez que se reduce el consumo de materias primas y de energía, así como de desechos.

Básicamente, es un modelo de producción en el que se prima el aprovechamiento de recursos y que surge como alternativa al modelo económico lineal de ‘usar y tirar’.

La economía circular trata de reducir el impacto ambiental del modelo de producción actual y, para ello, apuesta por la optimización de materiales y residuos, alargando su vida útil.

La manera de dar una segunda vida a los productos y de ampliar su vida útil lo máximo posible se basa en el concepto de las 7Rs:

  1. Reciclar
  2. Rediseñar
  3. Reducir
  4. Reutilizar
  5. Reparar
  6. Renovar
  7. Recuperar

Todo ello conforma un ciclo que tiene muy en cuenta el factor ambiental en el diseño de productos.

Economía circular en Sanidad

Aplicado este concepto al ámbito sanitario, la economía circular tiene en cuenta variables económicas, sociales y ambientales, pero también otros factores como la seguridad, la higiene, la intimidad, la confidencialidad de la información y todos los agentes que en este campo participan (profesionales, pacientes, fabricantes de equipos, proveedores de materiales, etc.).

Son tantas cuestiones a considerar que es importante señalar que el sector de la salud tiene por delante todo un reto para sumarse al modelo de producción sostenible. Eso obliga a cambiar los modelos de uso y consumo de los recursos.

Pero también hay que verlo como una oportunidad pues es una vía para lograr un entorno más saludable y equilibrado para el planeta y para el ser humano. Será a través de estrategias de gestión responsable como pueda llevarse a cabo esta transformación, ya que el sector de la Salud consume una gran cantidad de recursos como agua, energía, materiales, productos químicos… Y genera una gran cantidad de residuos por el consumo de productos de un solo uso.

Estas prácticas, por desgracia, son en muchos casos necesarias para la higiene de los pacientes, de ahí que sea todavía más importante en ese área establecer estrategias de economía circular que sirvan para incrementar la eficiencia y hacer que el sistema sea lo más sostenible posible, tanto desde el punto de vista del entorno como desde el del propio sistema sanitario.

Generalmente, se suele poner el foco en instalaciones hospitalarias de grandes dimensiones para las que es preciso realizar importantes inversiones económicas y que no están diseñados desde el punto de vista del aprovechamiento de recursos, la eficiencia o el cuidado del medio ambiente. Este tipo de cuestiones son las que hay que cambiar.

Ejemplos de economía circular en el sector sanitario

Como decimos, en el sector sanitario hay un desafío importante a la hora de establecer estrategias de economía circular, porque no siempre es posible adaptarse a todas las características de este sistema de producción en un campo tan complejo y delicado como éste, pero ya se están dando pasos decididos hacia la mejora del sistema. ¿Qué se puede hacer?

  • Recogida y clasificación selectiva de los materiales residuales o no peligrosos. En este caso, sólo hay que aplicar la normativa ambiental para hacerlo bien. Hay residuos hospitalarios que pueden resultar especialmente peligrosos. En este caso, habrá que sacarlos del ciclo de economía circular y gestionarlos de la manera que marca la legislación vigente.
  • Reciclar en base a la naturaleza de los materiales y residuos.
  • Gestión eficiente del agua en los edificios.
  • Utilización de energías renovables en los edificios y en el entorno de los centros sanitarios.
  • Remanufacturación del equipo médico.
  • Reutilizar los productos residuales cuando sea posible.
  • Pago por el uso de equipos, lo que permite utilizar siempre la última tecnología sin tener que estar comprando equipamiento continuamente.
  • Mayor aprovechamiento de la comida para evitar el máximo de desperdicios posible. En este sentido, se pueden confeccionar menús con menos comida o donar lo sobrante a comedores sociales.
  • Contar con proveedores que apliquen la economía circular en sus procesos de producción.
  • Apostar por edificios inteligentes.
  • Digitalización de servicios y aplicación de Big Data y blockchain para obtener mejores resultados.

Son sólo algunos ejemplos de prácticas que contribuyen en lo posible a la incorporación de la economía circular al sector de la salud.

Economía circular en España en el ámbito de la salud

Como hemos visto, es posible dar algunos pasos para implementar la economía circular en el sector sanitario pero no siempre se puede acelerar en este campo por la particularidad de sus características.

En el ámbito sanitario es cada vez más importante enfocar las estrategias de desarrollo en conjunción con la economía circular y, por eso, tanto por impulso a nivel europeo como a nivel nacional, ya se aplican en España políticas de respeto del medio ambiente.

En nuestro país hay muchos casos del sector sanitario en los que se apuesta por una producción sostenible o por iniciativas ecológicas. Un caso reciente lo hemos visto con el desecho de mascarillas durante la pandemia. Con el paso del tiempo y la experiencia, se han ideado nuevas alternativas para mantener las prestaciones de este material, procurando al mismo tiempo ser cada vez más responsables con el medio ambiente, y en nuestro país han nacido proyectos muy interesantes para solucionar esta cuestión.

Es precisamente esta crisis sanitaria la que ha supuesto uno de los mayores obstáculos para poder cumplir con los objetivos ecológicos para 2030 pero todos los agentes están poniendo de su parte en busca de un sistema de salud más sostenible. Aunque es innegable que ha sido un duro golpe para la economía circular. ¿Cuántas mascarillas o jeringuillas se pueden estar desechando en nuestro país diariamente desde que comenzó la pandemia? Esperemos que sea circunstancial pero nos obliga a todos a poner un poco más de nuestra parte.

Acerca del autor

Juan González

Deja un comentario