fbpx
Wearables Salud

Gafas de infrarrojos para visión nocturna

gafas infrarrojos visión nocturna
Escrito por Juan González

Cuando éramos pequeños alucinábamos cuando teníamos acceso a una videocámara. Sobre todo si esta tenía equipada una lente de infrarrojos para ver en la oscuridad. Eso sí, por aquel entonces, y puede que incluso hasta estar leyendo esto, no imaginamos que esta funcionalidad pudiese aplicarse al mundo de la sanidad. ¿Para vigilar en los hospitales que los pacientes no pasen de unas habitaciones a otras en medio de la noche? Podría ser, pero no. ¡Resulta que las gafas de infrarrojos con visión nocturna han resultado de lo más útiles en la lucha contra la Covid-19 en algunos países asiáticos!

Ahora es cuando puede que os estéis preguntando que cómo es posible, ¿verdad? Bueno, no siempre una misma invención tiene que ser utilizada de la misma manera en todos los campos, pero de esto os hablaremos a lo largo del post de hoy. De momento lo que debéis saber es que los infrarrojos que habitualmente se aplican a la visión nocturna han permitido al hombre luchar contra una terrible enfermedad, y que eso es algo de lo que deberíamos estar tremendamente orgullosos.

¿Es posible la visión nocturna?

Es probable que hayamos visto en no pocas películas de acción que un grupo de soldados, o de mercenarios, se pone unas gafas de infrarrojos de visión nocturna para ver en la oscuridad. Este artilugio es, sin duda alguna, todo un invento. Sin embargo, la ciencia ha demostrado que este tipo de artefactos son muy útiles más allá de su uso bélico. De hecho, esta tecnología ha llegado a utilizarse contra la Covid-19. Eso sí, antes de entrar en detalles, os hablaremos de algo igual de alucinante, ¡o incluso más! ¿creéis que sería posible gozar de visión nocturna sin necesidad de gafas especiales para ello?

En otras ocasiones ya os hemos hablado de las aplicaciones de la nanotecnología en el mundo de la medicina, por lo que es probable que nada de esto os venga grande. Sin embargo, lo cierto es que hasta que no nos lo cuentan no somos conscientes de las utilidades que estos dispositivos microscópicos pueden llegar tener. La visión nocturna no solo es posible, sino que muy pronto se normalizará el hecho de poder disfrutar de ello sin necesidad de lentes de infrarrojos para ver en la oscuridad.

Se sabe que hay ciertos animales nocturnos con esta capacidad, pero se pensaba que los seres humanos solo podrían acceder a ella mediante la alteración de su ADN. Sin embargo, una universidad China descubrió allá por 2019 que una ‘simple’ inyección de nanotecnología en el ojo podría dotar a cualquier persona de visión nocturna sin necesidad de ningún aparatoso artilugio de última generación.

Lo que nadie alcanzaba a imaginar por aquel entonces, ni siquiera los chinos, es que esta herramienta sería de lo más útil en la lucha contra la pandemia de coronavirus que terminaría azotando al mundo tan solo unos meses más tarde.

Gafas de infrarrojos usadas contra la Covid-19

Si ellos fueron los primeros en experimentar con inyecciones de nanotecnología en el ojo, estaba claro que también serían los primeros en intentar aplicar las gafas de infrarrojos para la visión nocturna en la lucha contra un coronavirus que todo apunta a que salió de sus fronteras. Tenían el conocimiento sobre la tecnología y sujetos más que de sobra con los que hacer pruebas, tan solo tenían que darle un poco al coco.

Fue así como científicos del país descubrieron que, adaptando unas gafas con una cámara y un sensor de infrarrojos, podían identificar a posibles enfermos de Covid-19 sin contacto alguno. ¿Cómo? Muy sencillo: configurándolas para que fuesen capaces de detectar si la persona que está pasando frente al sensor tiene o no una fiebre elevada. Sin contacto físico alguno y sin estar cerca siquiera, lo que minimizaba muchísimo la posibilidad de contagio. Y lo mejor, ¡a plena luz del día!

Y es que a veces lo mejor, sobre todo en medicina, no es inventar algo nuevo, sino encontrar un nuevo uso para algo que ya existe. Fue el caso, por ejemplo, de las máscaras de buceo de una conocida firma de grandes almacenes deportivos. A comienzos de la pandemia se descubrió que, modificándolas debidamente, podían llegar a ser mucho más efectivas que unas gafas de alto flujo.

Lo cierto es que, aunque nuestro país sí que se llenó de termómetros láser, hasta ese momento prácticamente desconocidos, estas gafas no llegamos a verlas por aquí. Eso sí, viendo cómo está el panorama, y lo alertas que estaremos a partir de ahora con cualquier tipo de amenaza biológica que pueda traspasar nuestras fronteras, no nos extrañaría nada empezar a verlas en los aeropuertos.

Este sistema, eso sí, no funcionaría con asintomáticos.

Acerca del autor

Juan González

Deja un comentario