fbpx
Healthtech

¿Cuándo llegará la vacuna de la COVID-19?

vacuna covid19
Escrito por Esther Blanco

El 2020 pasará a la historia como el año que cambió la vida del planeta por una pandemia global de coronavirus. El mundo lucha a contrarreloj para encontrar una vacuna contra la COVID-19, mientras el virus sigue cobrándose víctimas.

Yoigo fibra2

¿Cuánto tiempo llevamos con el coronavirus?

La primera alerta oficial por contagio de coronavirus en China, donde se considera que se originó la pandemia, se lanzó el 31 de diciembre de 2019.

Las investigaciones médicas posteriores han llegado a detectar, según la prensa del país, casos positivos de esta enfermedad ya el 17 de diciembre del 2019. Pero ni siquiera está claro si ésa es la fecha en la que se produjo la primera infección, pues todavía no se ha identificado al llamado ‘paciente cero’, ése que, según los expertos, debió contraer el coronavirus por contagio con un animal.

Por tanto, es muy difícil establecer con exactitud desde cuándo convivimos con la COVID-19.

¿Por qué no hay vacuna para la COVID-19?

Desde que estalló la pandemia y se volvió global, entre enero y marzo de 2020, investigadores de todo el mundo buscan una vacuna para la enfermedad a marchas forzadas, intentando que esté lista lo antes posible para frenar la extensión del virus.

Encontrar una vacuna efectiva no es fácil. Enfermedades infecciosas como el ébola, el SIDA o la malaria no cuentan aún con tratamientos de cura definitiva fiables y eso que se lleva luchando contra ellas mucho más tiempo.

Para dar con una vacuna de una enfermedad de este tipo, primero es necesario conocerla a fondo y, en este caso, se trata de un virus del que todavía no se conocen todos sus efectos.

Además, se requieren muchas pruebas de ensayo, primero en animales y luego en humanos, para valorar la seguridad de la vacuna contra la enfermedad. Y eso lleva su tiempo.

Al tratarse de una situación de emergencia como la que estamos viviendo, todo este proceso se ha acelerado pero no puede ir tan rápido como quisiéramos. Saltarse pasos o intentar acelerar los tiempos puede ser contraproducente, de ahí que todavía no haya sido posible dar con la vacuna.

Empresas y laboratorios que investigan una vacuna para el COVID-19

Conseguir a contrarreloj una vacuna contra un virus que hasta hace pocos meses era desconocido es todo un reto para la industria farmacéutica. Se han establecido incluso alianzas de distintos países para aunar esfuerzos, efectivos y financiación para poder dar con el tratamiento más eficaz lo antes posible.

La fórmula público-privada ha sido la elegida por la mayoría para poder llevar a cabo las investigaciones y, de paso, asegurarse la venta futura de una vacuna. En todo el mundo ya se están investigando, según datos de la OMS, cerca de 300 vacunas contra el coronavirus.

¿Qué empresas y laboratorios están experimentando ya en busca de una vacuna efectiva?

  • Sinovac Biotech

Este laboratorio de China es uno de los más avanzados en la búsqueda de la vacuna contra el coronavirus. Ha ensayado su vacuna en Brasil en colaboración con el Instituto Butantan y asegura que no tiene efectos adversos y sí una respuesta inmunitaria.

  • Pfizer y BioNTech

Estas dos farmacéuticas (estadounidense y alemana) avanzan con resultados positivos en sus ensayos clínicos, probando ya en humanos. Calculan poder tener cien millones de dosis de la vacuna para finales de 2020 y 1.200 millones a lo largo de 2021. Con ellas colabora también Fosun Pharma.

  • Universidad de Oxford

Este estudio ha obtenido resultados prometedores en sus primeros test con humanos. Su previsión era tener un millón de dosis de la vacuna para septiembre de 2020, aunque la idea final es empezar a producirla en octubre y comenzar a distribuirla masivamente a finales de 2020. Cuenta con la financiación del gobierno británico y la colaboración del laboratorio brasileño AstraZeneca y ya se ha llegado a probar precisamente en Brasil, uno de los países más castigados por la pandemia.

  • Moderna y NIAID

Sus primeros ensayos con humanos son prometedores y ya se habla de una vacuna lista para 2021. Sus pruebas han dado con una respuesta inmune al virus con mínimos efectos secundarios leves. Su objetivo es entregar unos 500 millones de dosis al año y mil millones de dosis a partir de 2021.

  • La controvertida vacuna rusa

Rusia ha sido el primer país en anunciar que ha patentado ya una vacuna contra el coronavirus y que ha producido su primera partida de esta vacuna contra la COVID-19, llamada Spútnik V. La ha desarrollado el Centro de Microbiología y Epidemiología Gamaleya del Ministerio de Sanidad de Rusia, que espera producir mensualmente cinco millones de dosis. Sin embargo, la OMS recibió con cautela este anuncio y todavía no la ha incluido en su lista de las investigaciones más avanzadas sobre la vacuna porque dice que todavía tiene que someterse a una revisión de seguridad rigurosa.

Otros laboratorios que investigan la vacuna de coronavirus

Además de los anteriores ejemplos, en fases muy avanzadas de investigación de la vacuna, son otras muchas las empresas que intentan encontrar el fármaco que frene la enfermedad. Hay que sumar las pruebas de farmacéuticas como Sinovac , Johnson & Johnson, Sinopharm, Sanofi y GSK, Novavax o Valneva, entre otras muchas.

¿Qué vacuna contra la COVID-19 está más avanzada?

Aunque es Rusia el país que quiere llevar la delantera en la búsqueda de una vacuna efectiva contra la COVID-19, su hallazgo no ha recibido todavía el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud.

De hecho, la OMS, de las investigaciones señaladas en el apartado anterior, considera que las que están ofreciendo unos resultados más prometedores y avanzados son los estudios de Sinovac Biotech (China), la Universidad de Oxford (Reino Unido) y Moderna (Estados Unidos).

¿Cuántas fases tiene la vacuna del coronavirus?

La vacuna contra el COVID-19  se está investigando en tiempo récord por la situación de emergencia en la que nos encontramos, aunque lo normal es que una vacuna tarde una media de diez años en estar lista. Ahora se pretende desarrollar en apenas unos meses (se calcula que entre un año o año y medio).

Ese proceso, aunque acelerado, debe cumplir con unas fases en sus ensayos clínicos para encontrar el tratamiento más efectivo.

La investigación de una vacuna debe superar tres fases de desarrollo clínico después de su preparación previa y, además, tras las pruebas de laboratorio, debe superar una aprobación por parte de las autoridades sanitarias.

¿Para cuándo una vacuna en España?

Teniendo en cuenta que los laboratorios estiman que tendrán una vacuna efectiva en 12 o 18 meses, nos preguntamos ahora cuándo llegará la esperada vacuna del coronavirus a España.

Las compañías más optimistas (a excepción del gobierno ruso) estiman que en septiembre podrán empezar a fabricar una vacuna a gran escala, que no llegará hasta principios de 2021.

El ministerio de Sanidad español estima que nuestro país tendrá disponibles las primeras dosis para el segundo semestre de 2021 o, como pronto, en la primera mitad del año.

Mientras llega, ante el preocupante aumento de los brotes, se insiste en que se cumplan las recomendaciones sanitarias y se ponen en marcha herramientas que faciliten la identificación de casos para poder aislarlos y evitar contagios masivos, como es el caso de la app Radar COVID.

Voluntarios para la vacuna del COVID-19

Una curiosidad que nos asalta es saber cómo se eligen a las personas que están probando los ensayos de las vacunas de los diferentes laboratorios. Los distintos países hacen llamamientos a la población para buscar voluntarios que se sometan a los test clínicos.

¿Cómo ser voluntario para probar la vacuna del coronavirus?

Países como Estados Unidos han lanzado una web en busca de voluntarios, que podrán apuntarse para probar las vacunas que se están investigando. Italia también alertó a su población de la necesidad de voluntarios para probar las vacunas. Se calcula que, en todo el mundo, serán necesarios decenas de miles de voluntarios para poder encontrar un resultado fiable de las vacunas en investigación.

Para convertirse en uno de ellos, basta con completar un formulario en el que se registran una serie de datos que pueden resultar útiles en la investigación, valorando que seas una persona con mayores probabilidades que otra de resultar infectada. Por eso, no todo el mundo es admitido para someterse a las pruebas. El objetivo es que el resultado final del estudio sea lo más fiable posible.

Acerca del autor

Esther Blanco

Deja un comentario