fbpx
Avances en salud

CUHK Medical Centre, el hospital inteligente de Hong Kong

cuhk medical centre
Escrito por Juan González

Si hace no mucho os hablábamos de la evolución de los hospitales digitales y de sus muchas ventajas de cara a un futuro que ya es una realidad en muchos centros sanitarios, hoy toca hablar de todo un prodigio de la técnica. Hablamos del CUHK Medical Centre, el primer hospital inteligente de Hong Kong y todo un ejemplo a escala mundial. En los tiempos que corren, con tantísimo avance aplicado a la salud, ¿no resulta demasiado tajante decir algo así de unas instalaciones biosanitarias? De eso nada, ¡y os lo vamos a demostrar!

Si en España la construcción del Isabel Zendal supuso todo un hito por ser el primer hospital del país orientado al tratamiento de pandemias, bien es cierto que no inventó nada nuevo. Sin embargo, el CUHK Medical Centre es un concepto totalmente novedoso que, de funcionar como presume, será imitado en el mundo entero. Da gusto ver que la tecnología puede aliarse de esta manera para salvar vidas, y hoy descubriremos juntos todos los secretos de esta maravilla.

Un hospital inteligente del futuro, pero en nuestros días

Como veremos a lo largo del post, el CUHK Medical Centre, propiedad de la Universidad China de Hong Kong, cuenta con una cantidad de tecnología realmente alucinante. Eso sí, aunque sobre el papel podría parecer que hablamos de un centro hospitalario de 2034, un año después de que el hombre pise Marte, lo cierto es que lleva disponible en la ciudad asiática desde enero de 2021.

Así es, su estreno coincidió con la tercera oleada de la Covid-19 en todo el mundo, y sin duda alguna no podría haber llegado en mejor momento. ¿Y eso por qué? Pues porque, aunque se trataba de un coronavirus nuevo hasta el momento, su moderno instrumental vino de maravilla para ayudar a los enfermos. Con algo más de 500 camas de internamiento, alrededor de 90’ de día y casi una treintena de quirófanos, sus 14 plantas acogen un concepto de hospital que hasta hace muy poco era difícil incluso de imaginar.

Para empezar, sus medidas de seguridad son realmente excepcionales. Tanto sus sistemas de ventilación, tan importantes a día de hoy, como el resto de sus protocolos de seguridad, son un auténtico bombazo. ‘De lo bueno, lo mejor; de lo mejor, lo superior’, que dirían los estadounidenses, pero es que su seguridad no acaba ahí:

  • Mejora de la calidad y la atención médica.
  • Seguimiento digitalizado de los tratamientos, lo que evita gran parte de los errores médicos.
  • Logística inteligente de los medicamentos y los suministros médicos para no estar nunca desabastecidos.

Y ahí no queda la cosa. Son muchas más las facilidades tecnológicas de este hospital inteligente de Hong Kong que hacen la vida más fácil tanto a sanitarios como a pacientes. Calidad de vida, sí, pero también vida, a secas, que es lo que importa cuando se concibe un concepto así.

Ejemplo de equipamiento del CUHK Medical Centre

Cuando hablamos de un hospital futurista, lo primero en lo que pensamos es en que cuenta con lo último de lo último en herramientas tanto de diagnóstico como de tratamiento, y en eso este centro hospitalario no defrauda. Eso sí, ¿por qué decimos que se trata de un hospital inteligente?

Ya os hemos contado en alguna ocasión que se denomina ‘inteligente’ a toda tecnología conectada que aporta un extra a los usos que se les suele dar. Por ejemplo, gracias al IoT, el internet de las cosas, es posible programarlas para realizar tareas rutinarias. Es más, muchas de ellas pueden tomar decisiones por su cuenta gracias a su inteligencia artificial, un terreno en el que se está avanzando muchísimo de unos años a esta parte.

Ahora bien, en el caso del CUHK Medical Centre, ¿qué tipo de tecnología de este tipo integra? Hagamos un repaso por algunas de sus bondades técnicas:

  • Historias totalmente digitalizadas. Toda la información de los pacientes a tan solo un clic y expuesta de una manera mucho más clara y concisa. De este modo se busca no solo agilizar los tiempos, sino minimizar al máximo los errores médicos.
  • Uso de software médico con el que delegar tareas rutinarias en máquinas y utilizar los recursos humanos en tareas sanitarias que realmente los requieren.
  • Apps móviles especializadas tanto para médicos, otro personal sanitario o incluso los pacientes. Todos ellos tienen todo lo que necesitan en su smartphone.
  • Implantación del IoT, el internet de las cosas, para interconectar toda la maquinaria inteligente del hospital.
  • Explotación de la multitud de opciones que aporta el 5G. La quinta generación, unida a una red de ultra banda ancha, permite a un cirujano, por ejemplo, llevar a cabo operaciones quirúrgicas desde cualquier lugar del mundo a través de unas manos robóticas.

Otras funciones de lo más útiles que incorpora el hospital inteligente de Hong Kong

Hasta ahora os hemos hablado de lo más básico o, mejor dicho, de lo que nos parece más importante y/o novedoso de esta instalación hospitalaria de vanguardia. Sin embargo, lo cierto es que existen muchas otras aplicaciones de la tecnología que resultan de lo más útiles en lo que se podría venir a denominar ‘Medicina 4.0’:

  • Capacidad de localizar a los pacientes en todo momento.
  • Alertas en caso de intento de robo de bebés.
  • Sistema de inventariado al milímetro, sabiendo en todo momento qué hay, más importante aún, dónde se encuentra.
  • Localización, también en tiempo real, de cualquier tipo de máquina o instrumentación que pueda ser transportada.
  • Sistemas RFID para la gestión, entre otras cosas, de la ropa de cama.

Como veis, la aplicación del mundo tecnológico al de la salud en el CUHK Medical Centre es total. La verdad es que todos los hospitales del mundo deberían empezar a imitar a esta institución si no quieren quedarse atrás. Si hay una forma de salvar más vidas y conseguir que vivamos más tiempo y en mejores condiciones, y además no implica más que inversión económica… ¿por qué no poner toda la carne en el asador para unirse a esta forma de entender la medicina cuanto antes?

Acerca del autor

Juan González

Deja un comentario