fbpx
Healthtech

¿Cómo está siendo la vuelta al cole con coronavirus?

vuelta-al-cole-con-coronavirus
Escrito por Redactor Marketing

El comienzo del nuevo curso escolar en España ha estado marcado por la incertidumbre y el temor provocados por la pandemia de coronavirus. La prioridad era el regreso a las aulas de niños y adolescentes en condiciones de seguridad, de ahí las exigencias para cumplir con todas las medidas sanitarias.

Yoigo fibra2

Cumplimiento de medidas de seguridad

Profesores, niños y familias han de regirse por un estricto protocolo destinado a prevenir la transmisión de la COVID-19 para la vuelta al cole con coronavirus, pero ni siquiera así se ha podido evitar que se produzcan los primeros contagios y aislamientos de grupos escolares en zonas de casi todo el país.

Tampoco ha sido fácil la vuelta al cole con coronavirus por la falta de un criterio común a nivel nacional o de una normativa clara sobre cómo afrontar la vuelta al colegio. En muchos casos, esto se ha dejado en manos del equipo directivo de cada centro escolar. Y no digamos ya el desasosiego por la tardanza en llegar a acuerdos sobre qué hacer en caso de contagio o en qué situación quedan los padres si los niños tienen que cumplir cuarentena en casa.

Para maestros y profesores supone un reto un curso escolar como éste, pues a sus funciones normales deben añadir un cuidado especial por el respeto de las normas y, en ocasiones, la falta de medios para llevar a cabo esa vigilancia de forma efectiva.

Desde el colectivo docente se exigen medidas como la reducción del número de alumnos por aula o el refuerzo de personal, entre otras cuestiones básicas para que el curso pueda desarrollarse con la máxima normalidad posible.

¿Cuál es el protocolo de seguridad anti COVID en los colegios?

Como decimos, para la vuelta al cole con coronavirus lo que sí se ha establecido es un protocolo básico muy estricto de medidas que hay que cumplir, aunque para niños, padres y profesores puede suponer un verdadero quebradero de cabeza.

  • El compromiso de los padres de cumplir con el protocolo y hacerse responsables de ello queda por escrito desde el inicio del curso escolar después de ser informados de todas las medidas puestas en marcha.
  • No llevar a nuestros hijos al colegio si presentan síntomas compatibles con el coronavirus. En tal caso, llamar al pediatra y cumplir sus indicaciones. Y, muy importante, avisar al colegio por si el menor ha estado en contacto con más niños.
  • No se comparte material escolar, por lo que el niño debe llevar todo lo que necesita en la mochila. También una botella de agua, una mascarilla de repuesto y una bolsa para guardarla de forma higiénica a la hora de la comida, por ejemplo.

  • Para evitar aglomeraciones se impide el acceso a las instalaciones a las entradas y las salidas por parte de los padres y se pide que sólo acuda un adulto por niño.
  • Es necesaria la puntualidad porque en los colegios se ha organizado una manera escalada de entrar o salir del centro de forma fluida y sin aglomeraciones.
  • Los niños llevan mascarilla en el autobús escolar, donde cada niño tendrá el mismo asiento asignado todo el curso, respetando distancias.

  • Las mascarillas también son obligatorias en clase, con ciertas excepciones sólo para los más pequeños. También los profesores están obligados a llevarlas dentro del aula.
  • Se toma la temperatura a los menores antes de entrar al colegio con termómetros láser.
  • Se establecen grupos estables de convivencia o grupos burbuja para prevenir y controlar posibles contagios. Son grupos de menos de veinte niños en edades más tempranas y de unos 30 en adolescentes.
  • La higiene de manos es básica, por lo que el lavado de manos y el gel hidroalcohólico deberán usarse un mínimo de cinco veces al día.

Higiene y adecuación de espacios

Se ha insistido en que la vuelta al cole con coronavirus fuera segura y, para eso, además de las medidas anteriores que afectan al comportamiento de niños, padres y profesores, también se han tomado medidas para intentar que los centros escolares sean espacios libres de coronavirus en la medida de lo posible.

  • La limpieza de colegios deberá ser exhaustiva, especialmente en zonas de mucho uso común, como baños, puertas, barandillas, etc.
  • Las clases se ventilarán unos diez minutos por cada hora y las calefacciones y aires acondicionados tendrán unos filtros especiales para poder utilizarlos.
  • Las instalaciones se desinfectarán diariamente.

  • Los patios no se pueden compartir a la vez por grupos diferentes y, si no fuera posible, entre grupos se deben mantener las distancias de seguridad.
  • Igual ocurre en los comedores escolares, donde la convivencia entre grupos burbuja está permitida pero no el contacto con niños de otros grupos, por lo que deberán estar separados también a la hora de comer.

¿Cómo deben actuar padres, madres y profesorado?

Ya hemos visto que, pese a las estrictas medidas del protocolo sanitario, el contagio es a veces inevitable y ya se han registrado casos que han obligado a aislar clases o incluso colegios enteros. Pero, ¿cómo actuar en caso de contagio en el aula?

Cuando un padre detecta síntomas de coronavirus en su hijo, éste debe quedarse en casa y hay que avisar al colegio para rastrear a sus grupos de contacto.

Si un maestro o profesor sospecha que uno de los menores presenta síntomas compatibles con el coronavirus, tendrá que acompañarle a una sala del centro escolar destinada especialmente para estos casos. Será una habitación bien ventilada.

A continuación, se dará conocimiento del caso al responsable de la coordinación de su escuela y llamará al médico y a la familia para informarles.

Será el pediatra quien decida si se le realiza una PCR, se avisará a las autoridades sanitarias de la comunidad autónoma correspondiente y se informará al resto de niños y familias sobre los pasos a seguir a partir de ese momento.

Posibles escenarios

En un caso de posible contagio, quienes no pertenezcan al grupo burbuja del menor en cuestión ni a sus contactos estrechos no tendrán, en principio, que ponerse en cuarentena y podrán seguir con las clases con normalidad hasta que se sepa el resultado de la prueba.

Si se confirma el positivo, todo el grupo burbuja del menor tendrá que someterse a un test, incluido el profesor y todos ellos tendrán que cumplir cuarentena sea cual sea el resultado. Las clases continuarían de forma telemática, como ocurrió el curso anterior.

En el caso de que hubiera más de un caso positivo en distintos grupos burbuja pero que comparten espacio, se valoraría la gravedad de la incidencia para decidir qué pasos seguir. En casos muy graves, con varios positivos en varios grupos o incluso en edificios diferentes, se podría llegar a poner a todo el colegio en cuarentena.

El mayor problema de todo este protocolo, muy genérico, es que los criterios son diferentes en cada comunidad autónoma (e incluso para cada centro escolar) y ni padres, ni alumnos, ni profesores saben muy bien qué hacer para cumplir correctamente con todas las medidas de forma adecuada.

Acerca del autor

Redactor Marketing

Deja un comentario