fbpx
Avances en salud

Avances en oncología molecular

oncología-molecular
Escrito por Juan González

Leer en un mismo titular las palabras “avance” y “oncología” siempre es un auténtico gustazo. Eso sí, si además hablamos de oncología molecular, la cosa es aún más gratificante. Como veremos a lo largo del post de hoy, esta es, probablemente, la rama de la lucha contra el cáncer que ofrece unos resultados más prometedores. De hecho, muchos de ellos, la gran mayoría, son de aplicación prácticamente instantánea. Y tras muchas décadas de pandemia silenciosa en las que no pocos seres queridos han terminado despidiéndose de nosotros antes de tiempo, esto es un motivo de celebración. Hoy hablamos de los últimos avances en oncología molecular, ¿nos acompañáis en este maravilloso viaje?

¿Qué es oncología molecular?

No es la primera vez que hablamos de los esfuerzos de la ciencia en la lucha contra el cáncer. Hace poco, por ejemplo, os hablábamos de la oncothermia, un tratamiento que se basa en aplicar calor en zonas localizadas para destruir los tejidos cancerosos. Sin embargo, en esta ocasión no venimos a hablaros de un método para plantarle cara a un cáncer ya evolucionado. De hecho, ni siquiera tiene por qué haberse formado para que los profesionales del campo de la oncología molecular ya estén pensando en cómo detenerlo.

¿Pero qué es exactamente la oncología molecular y qué puede hacer por los pacientes de cáncer? La oncología molecular es la parte de la ciencia médica que, como su propio nombre indica, estudia el cáncer a tamaño molecular. ¿Y qué quiere decir esto? Básicamente, que esta disciplina se encarga no ya del tumor que se ha desarrollado en nuestro organismo, sino de los genes que dan lugar al mismo, o de las proteínas que ordenan a dichos genes que deben obligarnos a librar la batalla más dura de nuestras vidas.

Está visto que la única forma de ganarle la guerra al cáncer, o al menos la más ideal de todas, es cortarlo de raíz. O mejor dicho, no dejar que llegue a desarrollarse. Porque entonces, aunque los avances en el mundo de la medicina y la farmacología estén consiguiendo auténticas maravillas, lo tendremos difícil. Tendremos más o menos, pero la posibilidad de terminar hincando la rodilla al que se ha convertido, sin lugar a dudas, en nuestro verdadero ‘mal del siglo’, estará ahí. Y esa sensación debe ser realmente horrible.

Por suerte, en nuestro país contamos con algunos de los investigadores más capaces del mundo. Muchos, luchando en el campo de la oncología molecular. Ojalá hallen pronto una solución definitiva.

¿Qué consigue la oncología molecular en tratamientos de cáncer?

Las moléculas son la base de nuestro ser. Se encuentran dentro de nuestras células, y son las que hacen que interactúen unas con otras. Eso sí, cuando aparece el cáncer, sea del tipo que sea, el funcionamiento de estas moléculas cambia. La oncología molecular ha demostrado que el cáncer afecta directamente a dichas moléculas, las altera, lo que afecta directamente a la forma en la que nuestro organismo reacciona a la amenaza. Las investigaciones del campo de la oncología molecular buscan entender cómo surge el cáncer, pero sobre todo qué deberíamos cambiar para evitarlo, así como cómo conseguirlo.

El cáncer tiene unas indiscutibles bases genéticas y moleculares. Es por ello que cada vez son más los centros médicos que se guían por este tipo de marcadores de los pacientes a la hora de diagnosticarles. Dicho de otro modo, a día de hoy existen biomarcadores mediante los que los profesionales de la oncología molecular pueden predecir si tenemos más o menos opciones de sufrir un cáncer de algún tipo. De ahí que el desarrollo de aspectos como la biomedicina oncología molecular se haya visto tremendamente potenciado durante los últimos años.

¿Y qué pasa con los medicamentos contra el cáncer? ¿Evolucionan también de la mano de la oncología molecular? Por supuesto, uno de los objetivos de la investigación en oncología molecular es encontrar nuevas dianas terapéuticas, también llamadas blancos moleculares. Hablamos de los puntos exactos del organismo en el que un fármaco puede llegar a ser más efectivo. El futuro de la oncología molecular avanzada pasa por encontrar nuevos fármacos que, aplicados en los puntos exactos de nuestro cuerpo, lleguen no ya a curar, sino a prevenir el cáncer de cualquier tipo. No será fácil, pero el primer centro de oncología molecular que lo consiga pasará a la historia.

Últimos avances en oncología molecular

Los avances en oncología molecular han sido muchos en las últimas décadas, pero hay uno que nos apasiona y nos emociona a partes iguales. Hablamos del hecho de que muy pronto vayamos a dejar de poder hablar de cáncer de mama, o de cáncer de pulmón. O mejor dicho, de los tratamientos para estos males, que a día de hoy están muy estandarizados. ¿Y por qué es esto beneficioso para los pacientes de cáncer? Pues porque todos los cuerpos no son iguales, y por lo tanto tampoco reaccionan de igual manera ante un tratamiento como la quimioterapia, unos de los más habituales.

Actualmente ya hay pacientes a los que no se les ha sometido al procedimiento estándar. Por el contrario, se ha conseguido personalizar al máximo su tratamiento. ¿El objetivo? Que no sea un tratamiento contra el cáncer de mama, sino contra el cáncer de mama de esa persona en concreto. Sin duda alguna, esto supone un antes y un después en la lucha contra los tumores malignos. La oncología molecular no solo nos permite saber dónde atacar y con qué medios hacerlo, sino que ahora sabemos, por ejemplo, qué concentraciones de cada fármaco necesitamos en cada caso.

La verdad es que no tenía sentido tratar un mal por el mero hecho de en qué zona de nuestro cuerpo apareciese. De hecho, hay muchos tumores que, además de estar en rincones muy alejados entre sí, tienen una composición casi idéntica. Averiguar esto y aplicar los conocimientos que tenemos disponibles a día de hoy para frenar la amenaza habría sido totalmente imposible sin la oncología molecular. Ojalá vivamos muchos más avances de este tipo, significará que estaremos mucho más cerca del final. ¡Y una noticia así no debería ir mucho más allá de nuestra generación!

Acerca del autor

Juan González

Deja un comentario